Informáticos, diseñadores y otros gremios afectados por el Debobirrismo.

“Oye cuñado, ya que has venido a cenar, ¿te importa echarle un ojo al ordenador? es que me va lento”.

Seguro que muchos de los que estáis leyendo estas líneas os sentís tristemente identificados con la situación y ahora mismo sonreís resignados pensando en que todavía tenéis que pasar por casa de vuestro cuñado cuando lleváis posponiéndolo desde aquella vez que en Nochebuena se os ocurrió decir que habíais terminado Ingeniería Informática.

Tanto vosotros como yo, pertenecemos a ese nutrido grupo de profesionales que no pueden escapar de las garras de ese familiar “torpe con los ordenadores” o de esa amiga que acaba de abrir una peluquería y necesita “un logotipo sencillito, para poner en el cristal” o quizás de ese conocido que tiene un grupo y quiere grabar una maqueta pero claro, no tiene pasta y te suelta lo de “tú en tu estudio ya podrías hacerme una prueba, ¿verdad?”. 

Ejemplos hay muchos, casi tantos como confianza se coge la gente cuando se trata de echarle morro y no pagar un duro por creer que tirar de amigos y familiares les concede una especie de patente de corso, una carta blanca en la que apuntar todos sus problemas artísticos y técnicos sabiendo que mágicamente serán resueltos de una manera sencilla, fácil y sobre todo GRATIS por el informático, el diseñador, el fotógrafo, el músico o el que en ese momento sepa del tema que les interesa.

Y aquí es cuando entra en juego el método de pago “preferido” por los amigos y familiares a los que les hacemos “favorcitos” entre semana y en fiestas de guardar.

EL DEBOBIRRISMO


A quién no le han soltado un “Gracias tío, te debo una birra” después de haberse tirado dos horas delante del ordenador de un colega pasando todo tipo de antivirus, anti malwares y hasta echando agua bendita encima del demoníaco aparato, porque, según el dueño “Yo creía que Softonic era un sitio guay para bajarme el Fotochop ese” o “Es que la niña entra en páginas de juegos y ayer me dijo que le había tocado un Audi. Yo que sé, ya sabes cómo son los críos”.

Foto: "No sé tío, te juro que no he tocado nada".

Foto: “No sé tío, te juro que no he tocado nada”.

 

El caso es que te tiras toda la tarde del sábado en casa del susodicho colega, arrancando en modo prueba de errores, limpiando registros y con la niña pegada a la silla mirando “qué hace el amigo de papá”. Mientras tanto, tu colega, te surte de cerveza y patatas fritas cada 10 minutos. Que todos sabemos que reparar ordenadores da mucha sed y mucha hambre, y por eso los informáticos tienden a tener sobrepeso. Claro que sí, estamos gordos porque NOS CEBAIS A PATATAS Y A CERVEZA.

DEJAD DE ALIMENTARNOS CADA VEZ QUE VAMOS A VUESTRAS CASAS Y PAGADNOS EN DINERO, COPÓN. Que nosotros también tenemos necesidades más allá de las de nuestro estómago, nos gusta comprarnos ropa, salir con los colegas, en fin, ese tipo de cosas NORMALES.

Ahora se acerca la Navidad, y los diseñadores e ilustradores estamos temblando. No es para menos. Temblamos cuando se acerca San Valentin, Nochebuena y otras fechas señaladas en las que es costumbre subir a la red social de turno una postalita con tu pareja enmarcada en un corazón o felicitar las fiestas con una foto del perro con gorrito navideño.

¿Y SABEIS QUIÉN SE ENCARGA DE HACER ESAS COSAS?

Exacto.

Enseguida empezaremos a recibir emails con un “Oye, tengo esta fotito de los niños en la playa, a ver si me puedes poner algo de nieve (?¿?¿?) alrededor, es que es en la única en la que están juntos, tú la recortas para que no se vea que están en bañador y le pones un trineo con Papa Noel detrás. El mar si eso lo tapas con la nieve bueno que tú ya sabes cómo hacer, que eres un FIERA. A ver si me la puedes pasar para mañana lunes que el martes ya es 24 de diciembre”.

Y te quedas como catatónico mirando esa foto de los críos, a los que les pega un sol de justicia en la cara, pensando en cómo vas a hacer para que parezca que están en el invierno de Laponia.

Pero ¿sabéis qué es lo peor? QUE TE PREOCUPAS. Realmente te preocupas porque la postal quede bien, y te tiras 5 horas sólo para recortar a los niños y pegarlos en un paisaje nevado. ¿Y qué recibes a cambio? un “GRACIAS TÍO TE DEBO UNA BIRRA” que en la mayoría de los casos no te pagarán, porque resulta que tu cuñado vive en San Lucar Sanlúcar de Barrameda y tú en Vitoria.

Hay una variante de gente afectada por el DeboBirrismo que también nos pone los pelos de punta y nos asusta más que una foto de carnet de la que quieren hacer un poster de 50×70 cms.

EL COLEGA AUTODIDACTA

El colega autodidacta es aquel que te pide consejos para encargarse él mismo de diseñar la puñetera postalita o para bajarse los drivers de la impresora multifunción que le acaban de regalar.

El colega autodidacta “hace sus pinitos” porque a él siempre le ha gustado aprender por su cuenta y lo mismo te hace un arroz caldoso que le planta un gorro navideño a su hijo con el PAINT. Es una persona muy apañada y curiosamente, también EXENTA DE TODO BUEN GUSTO ARTÍSTICO.

Foto: "¿Qué te parece? ¿Le añado más nieve?

Foto: “¿Qué te parece? ¿Le añado más nieve?”

Así que te envía la postal en la que aparece junto a su novia, dándose un beso delante de la Catedral de Salamanca, y te pregunta que “qué tal le ha quedado el marco rojo con corazones y el texto “Luisa te quiero.”

Y tú claro, te debates entre decirle la verdad o seguir conservando su amistad, así que optas por la segunda opción y MIENTES. Mientes como un puñetero bellaco. Le dices que está bien “jejeje”, que está graciosa “jijiji”, y terminas con un “Oye tío te dejo que tengo reunión” para escurrir el bulto y olvidar para siempre esa imagen aterradora rodeada de un corazón rosa. Cuando vuelves a abrir tu email, tu amigo debobirrista te ha dejado un mensaje. “Gracias tío por los consejos. Te debo una birra ¿eh? ¡Feliz Navidad!”. 4018801_640px

 

El colega autodidacta sabe tocar los botones de su ordenador, PERO NO SABE QUÉ BOTÓN HAY QUE TOCAR. Así que llegas a su casa tras un “Oye, que me he bajado una peli, LosJuegosDelHambre.exe y le he dado pero no se abre” y te encuentras un despliegue inmenso de pop-ups, páginas de inicio del tipo “jamelgas.com” y tantas barras de herramientas en el navegador que no sabías que tener tal cantidad era posible.

Y llegamos a LA FRASE, así, en mayúsculas

SI A TI ESTO TE CUESTA UN MOMENTITO, SE VE QUE TE GUSTA.

Hombre, la duda ofende. No me he hecho 5 años de carrera porque no me guste la informática PERO TAMPOCO HE HECHO 5 AÑOS DE CARRERA PARA RESINTONIZAR TDTS UN SÁBADO POR LA TARDE.

Conclusión:

Vamos a seguir haciéndolo.

Vamos a seguir haciendo favores a nuestros amigos y familiares porque NOS GUSTA LA CERVDigo… porque es el rol que nos ha tocado por ser creativos o cerebritos tecnológicos. Al final, hasta nos da cierta satisfacción, todo hay que decirlo, que cuenten con nosotros y se asombren de lo que somos capaces de hacer pulsando “Ctrl+Alt+Supr” o con el “Filtro Máscara de Enfoque” de Photoshop.

Pero también tenemos nuestro orgullo y tenemos vida al margen de nuestra profesión, queridos amigos y familia, así que no estaría mal que no abusárais de nosotros en cuanto tenéis el más mínimo problemilla.

 

Para finalizar, un tuit mío. :o)

You may also like...

24 Responses

  1. Tecn1c0 dice:

    Ese “San Lucar” me ha matado xD

    Yo tengo un remedio muy sencillo para el debobirrismo. Se llama decir NO desde el primer momento, porque las patatas no me gustan mucho y las birras son para cuando no me toca conducir, que suele ser casi nunca :/

    A mi en metálico o en carne (serranito, pinchitos, pechuga :P)

  2. Manolo Elmas dice:

    Pues sí, los que nos dedicamos al ramo gráfico e informático sabemos mucho de eso. Yo siempre pido algo a cambio, porque sé que a veces dinero es imposible (so pena de quedar como el culo). Muy parecido a tu tuit de antes: “Oye, refórmame esta fotito y tal”, a lo que contesto si el aludido tiene un restaurante: “Vale, pero me invitas a comer un día”, o si tiene una tienda “Ya me pasaré a recoger un regalico” o si es panadero “Luego te pillo esa bolsa de cruasans de chocolate”. Con la familia y amigos no queda otro remedio.
    Y me permitirás un consejito: haz que las fotos se abran en ventana nueva (target=_blank”) porque se tiende a cerrar la imagen cuando aparece y se pierde el blog y hay que abrirlo de nuevo. 😉 A lo mejor te gustaría pasarte por mi blog y leer unos tips sobre optimización de blogs y webs, digo yo. Abajo te dejo la URL.
    Te sigo.

  3. Tan real como que 1 byte son 8 bits.
    Un saludo!

  4. blitzmetal dice:

    Reblogueó esto en Blitz Brainy comentado:
    Totalmente identificado con esto

  5. LeandroTO dice:

    Muy bueno, me recuerda mucho al “How to pringao” que se divulgó hace ya unos años

  6. Yo descubrí esto ya en mis más tiernos tiempos de estudiante de informática. Mis amigos todos me pedían consejo sobre las configurciones de PC a montar (¿Me pillo el 486SX? ¿Qué tarjeta gráfica compro?) Al final descubrí que lo mejor era siempre aconsejar el equipo más caro. La gente se terminaba hartando y preguntaban a otro. Ahora hago eso mismo. ¿Que quieres un móvil? No te pilles menos de un iPhone, que tú lo vales. Y de ahí no me saca nadie.

    Luego están las tareas de “soporte técnico”. Ahí he aprendido a decir: “Huy, yo de eso ni idea”. ¿Sabeis? No pasa nada por decir que no sabes. El fenómeno del debobirrismo (grandísimo nombre) es, en gran medida, causado por nosotros.

  7. John dice:

    …como la vida misma… Hay quien cree que puedo mezclar los grupos de los colegas y familiares lejanos sin cobrar, pq a ti te mola tu trabajo… Tb me mola pagar las facturas…

  8. ANKARI dice:

    Real como la vida misma, al final acabas hasta quitando dos kilos de pelusa del ventilador de la CPU, (que de ahí sale un gato nuevo), pero la solución es fácil, luego los llamas para pintar la casa o hacer la mudanza, y al que no viene, la próxima vez le pides 50 pavos (por adelantado mejor) para tomarte las birras tu donde elijas…

  9. OsitO dice:

    Todavia sonrio al recordar a un colega al que una amiga, a la pregunta de “¿me arreglas el ordenador, que total, tienes conocimientos y no te cuesta nada?” contesto con un “Vale, y me la chupas, que tienes boca y no te cuesta nada”. Inexplicablemente, la tia se enfado… ¡¡Si seguro que la mamada llevaba menos tiempo que arreglar el ordenata!! :)

  10. Eingel dice:

    El problema no es que pretendan pagarte con una birra. El problema es que esa birra no llega nunca

  11. Si te preguntan si lo puedes hacer, les dices que depende, que suelen ser 50 euros lo que cobras (o la tarifa que te parezca adecuada…). En ese momento pueden pasar dos cosas; o te quitas a un gorrón de encima o te ganas a un cliente.

  12. malevolent dice:

    Yo hace unos años a esta parte que directamente digo que no doy soporte a Windows. Solo unos pocos se han atrevido y han accedido a que les instalara un Linux. A esos no me importa ayudarles cuando tienen un problema, que invariablemente han dejado de tener desde que usan linux. Por otro lado, me encanta la cerveza y las patatas, así que si me atiborran a lo uno y lo otro mientras les hago un apt-get update a mi ya me va bien.
    Al resto, les envío a uno de esos compañeros que cuelgan en las farolas lo de “Informático a domicilio” y que se busquen la vida.

  13. Cesar dice:

    Toda la razón. Me ha gustado tu artículo. Solo decir que ya no lo hago y cuando les digo que cobro ya se lo replantean jajaja en fiiiin

    Saludos de un informático ……..

  14. Soltero dice:

    Me ha encantado el post y creo que se va a viralizar, porque dice verdades como puños!!

  1. noviembre 5, 2014

    […] Informáticos, diseñadores y otros gremios afectados por el Debobirrismo […]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *