Videojuegos y género Tower Defense: Parte I “El despertar”.

¡Hola a todos!

Muchos de los que me seguís en Twitter conocéis mi pasión por el género Tower Defense.

Para aquel que no conozca qué tipo de juego es uno de los llamadosde Defensa de Torres”, lo explicaré con mis propias palabras:

Un Tower Defense trata sobre la ardua tarea de poner torres alrededor de un camino. Estas torres disparan o lanzan cosas que hacen mucho daño a la gente. Por ese camino vienen seres a los que tienes que matar sin saber muy bien por qué pero como normalmente son todos muy feos y deformes y sientes que es tu deber para con el mundo hacerles trizas, terminas pasándote el juego y salvando al universo de las garras de los malvados trolles, extraterrestres, vacas infectadas o políticos corruptos.

Empecé a interesarme por este subgénero de juegos de estrategia en tiempo real después de tirarme más de un mes enganchada al genial e inigualable Plants Vs. Zombies.

Sí, lo sé, llegué bastante tarde al mundo de la estrategia con torres pero parece que fue ayer y el PVZ salió a principios de 2009, VIEJUNOS.

El Plants Vs. Zombies no es un Tower Defense al uso, me pareció originalísimo por su manera de estructurar los mapas, teniendo que proteger 6 filas de tu jardín y contando con la inestimable ayuda de tu vecino Crazy Dave superviviente (y experto) en esta gran odisea zombie.

Foto: Plants VS. Zombies – Survival mode bandera 9: Momento en el que tu madre entra en tu habitación tras 10 horas sin saber nada de ti y te pregunta por los espumarajos que salen de tu boca.

La cantidad de plantas (torres) del juego es muy amplia y la variedad de zombies… bueno, mejor que lo averiguéis vosotros si aún no habéis tenido el placer de jugarlo. Diversión a raudales.

Si mal no recuerdo, fue plantando girasoles, lanzadores de guisantes y catapultas de melones cuando vi que éste tipo de juegos podían llegar a dejarme sin vida social. Menos mal que me pillaron ya bastante “madurita” y aunque algún día se me fue la mano con las horas delante de la pantalla, creo que en general concilié bastante bien mi vida real con mi nueva afición virtual.

Tras este primer encuentro con el género, vagué sin rumbo fijo por LA INTERNET picando un poquito de aquí y un poquito de allá, sin encontrarme nada relevante.

Un día por casualidad, me topé con la web armorgames.com, un sitio con miles, que digo miles, MILLONES de juegos basados en flash donde, para mi gran regocijo y satisfacción, tenían un catálogo bastante extenso dentro de los Tower Defense.

Aquí fue donde descubrí grandes juegos del género, como por ejemplo la saga GemCraft (pinchad aquí bajo vuestra propia responsabilidad) que me mantuvo despierta con su primer título en esas largas noches de invierno allá por el año 2010.

Lolo

Foto: GemCraft. – Veamos, si combino una gema morada con una amarilla el bicho se ralentizará aparte de electrocutarse pero si combino una gema verde con una rojBAH, me saco otra cerveza y luego me lo pienso.

 

En esta misma web jugué también la saga Cursed Treasure

Los que la habéis jugado la recordaréis por sus “geniales efectos de sonido” que se limitan a cuatro palabras del tipo “FUA, FUA, ARGH, ARGH, FUA” dependiendo de la clase de monstruo a batir y contra todo pronóstico, también por ser MUY ENTRETENIDA.

Los incansables enemigos que se empeñan en salir oleada tras oleada por más flechas, orbes mágicos o bolas de fuego que les tires quieren llegar hasta tus preciosas gemas y robártelas. Como veis, estos juegos suelen tener un argumento enormemente enrevesado y muy original, del que puedes pasar olímpicamente y dedicarte a disfrutar del gran placer que te proporciona ver cómo tus torres queman, pinchan o hechizan enemigos sin que lleguen a tocar tu preciado tesoro.

cursed-treasure-2-walkthrough

Foto: Cursed Treasure 2 – ¡Jamás te llevarás mis gemas de colores, maldito granjero (equipado con azada e inmune a la magia de las torres de hechiceros) de mierda!

Mención especial a los bardos y las valquirias que aparecen en ciertas hordas, os vais a reír seguro.

Seguí pasando mis horas en la web de armorgames hasta que di con uno de mis títulos favoritos de todos los tiempos. Estoy hablando del famoso Kingdom Rush.

Este jueguito, en apariencia inocente, ha traído de cabeza a las mentes estratégicas más hábiles de nuestro país. Bueno, a lo mejor lo he exagerado un poco pero, afortunadamente, para jugar a videojuegos no hace falta que nuestras mentes nacionales privilegiadas emigren de España, eso es así.

Kingdom Rush se ha consolidado como uno de los títulos más completos de todo el género por su temática, por sus simpáticos gráficos y por su variedad de torres y mejoras.

kingdom-rush-07-700x525

Foto: Kingdom Rush – Pow, pow, zap, pow. -¿Hijo que haces? -.

Tanto la primera parte, de la que os recomiendo su versión en Steam por lo divertido de sus logros, como su secuela Kingdom Rush Frontiers, tienen guiños a películas muy famosas que os harán sonreír por su “frikez” siendo ambos muy divertidos y con un nivel de dificultad bastante elevado.

¡Y esas son mis recomendaciones por hoy!

En la segunda parte del artículo hablaremos sobre juegos como Fieldrunners, Defense Grid y también sobre otros títulos menos conocidos que os sacaré a la luz y que podréis encontrar gratis en los stores de vuestros smartphones o tabletas para entreteneros en esos ratos muertos que todos tenemos al día. 

Finalizo con un tuit mío.

¡Hasta pronto!

 

 

You may also like...

2 Responses

  1. Marcos Martínez dice:

    A mi los Tower Defense me encantan, de hecho cualquier sistema de dificultad creciente e ingresos para mejoras me gusta (por eso ya nunca nunca nunca abriré un MMORPG).

    No obstante aquí me faltan dos megajuegos importantes. Por un lado el endless para móvil y tablet “Defender II”, y por otro uno en el que los ingresos no gastados tienen rendimiento lmamado “Vector Tower Defense”.

    Con los GemCraft tuve un problema, los jugaba una y otra y otra vez para conseguir las mejores puntuaciones y poder subir niveles. Sin duda toda una enfermedad mental.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *