Colectivo Birra-Pijama-Peli ¿La normalidad está en peligro de extinción? Redes Sociales.

De “ser” a “aparentar ser” va un tuit de diferencia.

@Sweetcidia

Hace unos meses leí estupefacta un par de artículos sobre una nueva tendencia en la moda:

El Normcore: la tendencia que consiste en vestir normal, es decir, en ponerte lo primero que pilles en el armario o en mi caso, plantarse lo primero que encuentres encima de la cama o de esa gloriosa pila de ropa acumulada en la silla que por la noche se convierte en un terrible mónstruo de formas humanoides.

tapies-silla-y-ropa

Foto: Esto es arte, por si no sabíais. “Tàpies, silla y ropa”.

Aparte de seguir estas absurdas tendencias con las que las grandes publicaciones de moda nos instan a aumentar nuestro ya de por sí excesivo consumo, lo que verdaderamente me hace reflexionar es lo siguiente:

¿Qué es ser normal hoy en día?

¿Qué es ser normal en una sociedad en la que nos comunicamos casi exclusivamente a través de internet con amigos, familiares y desconocidos?

Después de indagar cual tío Matt por las profundidades de la red he llegado a la conclusión de que ser normal es parecer raro.

Muchos lectores sabréis que soy una persona habitual en las redes sociales y especialmente en Twitter, donde paso algunas de mis horas libres comentando temas de todo tipo y recopilando datos e información interesante que olvido en tan solo un par de minutos, como hacen la mayoría de los ciudadanos 2.0 que navegan por LA INTERNET del siglo XXI.

Y tras tantas horas viajando por los retuits, los me gustas y las publicaciones de la gente en general, he llegado a la conclusión de que la mayoría de los usuarios SE ESFUERZA EN PARECER RARO.

Sí, amigos. Las redes están plagadas de individuos que dejan ver sus gustos y manías especiales y su manera “poco común” de expresarse en cada publicación o tuit.

Y cuando hablo de que las redes están infestadas de raros wannabe es que una gran mayoría de la gente que usa habitualmente Twitter o Facebook para comentar aspectos de su vida escriben intentando destacar, esforzándose por quedar encima de los demás proclamando a los cuatro viento que son “especiales”. Y oh, sí, claro que lo son.

EL INTELECTUAL DE PALO

Un ejemplo:

Aunque estas personas tan bohemias y peculiares coman los macarrones con tomate y vayan al baño como todo hijo de vecino al menos una vez al día, ellos escribirán en su muro que la pasta solo les gusta cuando están en periodos de desgaste mental muy elevado y que cagan en cuclillas porque desde que éramos monos lo venimos haciendo así.

Tuitearán sin ningún recelo que les encantaría tener una pitón albina como mascota y que están viendo una serie eslovaca buenísima sobre una familia con problemas de adaptación en su nueva comunidad de vecinos, porque claro, tener un gato y ver Juego de Tronos es ser DEMASIADO NORMAL.

Hoy en día sacarse una selfie mirando al horizonte y acompañarla de un texto tristísimo y existencialista es ser normal, no es raro, olvídate. TODO EL MUNDO LO HACE.

“Llevo diez horas aquí, sitiendo lo pequeño que es el ser humano. Se me han dormido las piernas”. Source: http://favim.com/image/175817/

Si estás pensando en cómo se creó el Universo y hacia donde vamos, OLE POR TI, pero de verdad, todos lo hacemos tío, no te sientas un intelectual adelantado a tu tiempo y deja de darnos la matraca con fotos a contraluz, sácatelas echando unas cervezas con tus colegas, no te flipes, queremos que ser normal vuelva a ser lo que siempre ha sido.

NO HACEIS NINGÚN FAVOR AL COLECTIVO BIRRAS-PIJAMA-PELI que siempre hemos sido mayoría antes de que las redes sociales se convirtieran en un atajo de idiotas con ganas de demostrar al mundo sus peculiaridades.

y todos los que se comportan como tú habéis conseguido que los raros seamos los que hacemos cosas NORMALES, como salir a dar una vuelta los fines de semana y ver unas pelis tumbados en el sofá con los pies sobre la mesita.

DEJAD DE PENSAR EN SER CHICA TUMBLR Y PENSAD. PENSAD, SIN MÁS.

La etiqueta “rarita” que muchas usuarias escriben en su biografía de Twitter a menudo corresponde con chicas iguales unas a otras, calcadas, siguiendo modas como raparse la mitad de la cabeza, ponerse un “septum” en el tabique nasal, comprarse una camisa de cuadros, pintarse los ojos de negro y subir fotos a LA INTERNET con descripciones como “a veces pienso en cómo sería ser feliz”.

2eb122e3bfa850c68def6518544372b3

“Intentando sonreír, ¿me ayudarás tú?” #Septum #sad #girlgram #eyes #piercings #love

Personalmente veo cuadros de este tipo y pienso en que, con los cuatro trazos que dejan ver de sí mismas en las redes sociales, no tienen ningún tipo de característica que las haga especiales.

Ninguna. Más bien, tienen todos los rasgos que las hace ser una más en el montón de chicas clonadas que podemos encontrar en cualquier rincón.

Proliferan los perfiles de intelectualas e intelectuales, de modernas y modernos con los mismos gustos, aficiones y maneras de ver la vida que, en sus ganas de ascender en la escala evolutiva,  suponen diferentes al resto de los mortales. Y digo suponen porque es tal la cantidad de personas con exactamente los mismos rasgos de personalidad, que al intentar ser raros, se han convertido en normales.

Y esta es mi pequeña aportación para reivindicar el derecho que tenemos los miembros del colectivo Birra-Pijama-Peli a seguir siendo normales sin peligro a que nadie venga a quitarnos lo que después de tantos años, hemos construido con esfuerzo, franela, cerveza y Torrents.

 

Para finalizar, un tuit mío.

 

 

You may also like...

3 Responses

  1. Entonces…¿si eres normal eres raro? 😀 😀
    Me gustan mucho tus entradas. 😀 ¡Enhorabuena por el blog!
    ¡Viva el debobirrismo! (Para cuando lo decimos nosotros, no cuando te lo dicen)
    Un saludo,
    Gema.

  1. noviembre 26, 2014

    […] sweetcidia en Colectivo Birra-Pijama-Peli ¿La normalidad está en peligro de extinción? Redes Sociales. […]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *