“Le he pegado a mi novia, pero solo cuatro veces”.

El Juzgado número tres de la ciudad de Sevilla en asuntos de violencia de género ha procesado a Rubén Castro, jugador actual del Real Betis, por cuatro delitos de maltrato y uno de amenazas leves contra su novia. Al mismo tiempo la jueza encargada del caso ha sobreseído una denuncia al jugador por allanamiento de morada y archivado la denuncia que la joven había puesto contra Castro por maltrato continuado y agresión sexual. Estos hechos ocurrían durante el pasado año 2013.

RUben

Foto: Rubén Castro antes de ser acusado a medias. Source: 20minutos.es

Sobre esta situación tan peliaguda, se pronuncia Antonio Avendaño, director de andalucesdiario.es en su columna de opinión “Al sur a la izquierda”.
Pese a ser un tema delicado, Avendaño capta en su artículo con una fina y en mi opinión exquisita ironía lo que viene a suceder cuando el acusado de maltrato es alguien famoso de la talla de Castro, máximo goleador de su equipo y aclamado por su afición.
…ahora que el Betis empezaba a levantar cabeza llega una jueza que no debe tener nada mejor que hacer y empapela a su goleador Rubén Castro. Y total, por cuatro hostias, literal, cuatro, lo dice la propia jueza, que lo único que hay son cuatro agresiones físicas y un mensaje maleducado al móvil del putón, pero sin mayor trascendencia, porque aquí hay mucho ruido y pocas hostias…
Os invito a que leáis el artículo completo:

 

You may also like...

1 Response

  1. Pilonway dice:

    Pues nada, vamos a romperle “sólo cuatro extremidades” aquí al amigo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *